lunes, 11 de abril de 2011

Decreto de la Santa Sede sobre el culto al beato Juan Pablo II

*

 n520293814_1885888_1684394

*

A pocas semanas de la beatificación del Papa Juan Pablo II, que será presidida el próximo 1º de mayo por el Santo Padre Benedicto XVI, presentamos nuestra traducción del Decreto sobre el culto al próximo beato que ha sido publicado por la Congregación para el Culto Divino. Además, ofrecemos una traducción no oficial de la oración colecta propia de la memoria.

***

DECRETO

sobre el culto litúrgico en honor del Beato Juan Pablo II, Papa


Un carácter de excepcionalidad, reconocido por toda la Iglesia católica extendida por toda la tierra, reviste la beatificación del Venerable Juan Pablo II, de feliz memoria, que tendrá lugar el 1º de mayo de 2011 frente a la Basílica de San Pedro, en Roma, presidida por el Santo Padre Benedicto XVI. Teniendo en cuenta este carácter extraordinario, luego de numerosos pedidos sobre el culto litúrgico en honor del nuevo Beato, según los lugares y los modos establecidos por el derecho, esta Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, comunica lo dispuesto al respecto.


Misa de acción de gracias


Se dispone que en el marco del año sucesivo a la beatificación de Juan Pablo II, es decir, hasta el 1º de mayo de 2012, sea posible celebrar una Misa de acción de gracias a Dios en lugares y días significativos. La responsabilidad de establecer el día o los días, como también el lugar y los lugares de reunión del pueblo de Dios, compete al Obispo diocesano para su diócesis. Consideradas las exigencias locales y las conveniencias pastorales, se concede que pueda celebrarse una santa Misa en honor del nuevo Beato en un domingo durante el año como también en un día comprendido entre los números 10-13 de la Tabla de los días litúrgicos.


Análogamente, para las familias religiosas compete al Superior General ofrecer indicaciones sobre días y lugares significativos para toda la familia religiosa.


Para la Santa Misa, con posibilidad de cantar el Gloria, se reza la colecta propia en honor del Beato (ver en adjunto); las otras oraciones, el prefacio, las antífonas y las lecturas bíblicas son tomadas del Común de pastores, para un papa. Si se trata de un domingo durante el año, para las lecturas bíblicas se podrán elegir textos adecuados del Común de pastores para la primera lectura, con el relativo Salmo responsorial, y para el Evangelio.


Inscripción del nuevo Beato en los Calendarios particulares


Se dispone que en el Calendario propio de la diócesis de Roma y de las diócesis de Polonia la celebración del Beato Juan Pablo II, Papa, sea inscrita el 22 de octubre y sea celebrada cada año como memoria.


Sobre los textos litúrgicos se conceden como propios la oración colecta y la segunda lectura para el Oficio de lectura, con el correspondiente responsorio (ver adjunto). Los otros textos se toman del Común de pastores, para un papa.


En cuanto a los otros Calendarios propios, el pedido de inscripción de la memoria facultativa del Beato Juan Pablo II podrá ser presentado a esta Congregación por las Conferencias de los Obispos para su territorio, por el Obispo diocesano para su diócesis, por el Superior General para su familia religiosa.


Dedicación de una iglesia a Dios en honor del nuevo Beato


La elección del Beato Juan Pablo II como titular de una iglesia prevé el indulto de la Sede Apostólica (cfr. Ordo dedicationis ecclesiae; Praenotanda, n. 4), excepto cuando su celebración esté ya inscrita en el Calendario particular: en este caso no se requiere el indulto y al Beato, en la iglesia en la que es titular, le está reservado el grado de fiesta (cfr. Congregatio de Cultu Divino et Disciplina Sacramentorum, Notificatio de cultu Beatorum, 21 de mayo de 1999, n.9).


No obstante cualquier cosa en contrario,


Desde la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, 2 de abril de 2011.


*

Oración colecta


“Oh Dios, rico en misericordia, que has llamado al beato Juan Pablo II, Papa, a guiar a toda tu Iglesia, concédenos a nosotros, fortalecidos por su enseñanza, abrir con confianza nuestros corazones a la gracia salvífica de Cristo, único Redentor del hombre”.


***

Fuente: Radio Vaticana


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***