sábado, 28 de agosto de 2010

En Austria, una comunidad religiosa que crece cada vez más

*

8765465ea9

*

En marzo de este año informábamos sobre la creación del primer monasterio de cistercienses en Sri Lanka, por pedido expreso de Mons. Malcolm Ranjith, Arzobispo de Colombo. Los monjes que llegaron a Sri Lanka provienen del monasterio de Heiligenkreuz, en Austria, monasterio que crece año a año.

***

Viena (kath.net/Cross Press) - En el monasterio cisterciense de Heiligenkreuz, en el Bosque de Viena, la cantidad de monjes ha aumentado a 88, el número más alto de miembros en sus casi 900 años de historia. La edad promedio de los monjes es 47 años.


“Tal ola de jóvenes que quieren participar en nuestra vida no ha sucedido desde la Edad Media”, afirma el P. Karl Wallner, joven profesor de Dogmática en la Academia de la Orden.


En cuanto al secreto de cómo puede haber tantos pidiendo ingresar, dice: “Se trata sobre todo de la Liturgia y el canto gregoriano, junto con nuestra fidelidad al Papa y a las enseñanzas de la Iglesia”.


La semana pasada el Abad Henckel Donnersmark recibió a siete jóvenes en el noviciado, seis novicios hicieron sus votos temporales mientras otros cinco novicios se siguen preparando para esto, siete monjes decidieron profesar “votos solemnes” y cuatro monjes fueron ordenados diáconos por el Obispo Lackner.


“Es interesante que todos los que ingresaron han hecho su primer contacto con nosotros por medio de Internet. Algunos han visitado la página web del claustro repetidas veces, hasta que encontraron el coraje para visitarnos por primera vez en sus vidas”.


“Usque ad mortem”


En la Fiesta de la Asunción (Fiesta Patronal de Heiligenkreuz), siete jóvenes monjes que ya habían profesado votos temporales hiceron su profesión perpetua, los votos “usque ad mortem”, hasta la muerte.


Joahnnes Paul Chavanne y Tobias Westerthaler, ambos de Viena; Edmund Waldstein de la Baja Austria; Damian Lienhart y Emmanuel Heissenberger de Estiria; y Justinus Pech y Placidus Beilicke, procedentes de Alemania.
Provienen de distintos entornos profesionales, pero todos ellos tienen apenas más de 20 años. En su profesión participaron 120 sacerdotes y religiosos, junto con 700 fieles y familiares, que llenaron los alrededores del monasterio en el ágape que continuó.


***

Fuente: The Eponymous Flower


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

1 Comentarios:

Nacho_7712 ha dicho

La gracia de Dios no falta. Se sabe que la Iglesia necesita gente de vida contemplativa para hacerla crecer y fortalecerse.
Recemos por todos estos monjes que entregan su vida por nosotros.
Ignacio Sagone
Guatemala