domingo, 1 de febrero de 2009

¡Cum Petro et sub Petro!

*

Benedicto XVI

*

En estos días, en los que continúan levantándose injustamente feroces críticas y violentos ataques contra nuestro Santo Padre Benedicto XVI, desde esta Buhardilla nos unimos a tantos católicos que renuevan con fuerza su adhesión, fidelidad, obediencia y amor filial al Vicario de Cristo y Sucesor de Pedro.


Ofrecemos ahora nuestra traducción al español (realizada, a su vez, desde la versión italiana de Papa Ratzinger Blog) de una magnífica nota editorial que ha publicado hoy el blog amigo  Rorate Caeli.

***

“¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que parecen sepulcros blanqueados: hermosos por fuera, pero por dentro llenos de huesos de muertos y de podredumbre! Así también son ustedes: por fuera parecen justos delante de los hombres, pero por dentro están llenos de hipocresía y de iniquidad.


¡Ay de ustedes, escribas y fariseos hipócritas, que construyen los sepulcros de los profetas y adornan las tumbas de los justos, diciendo: “Si hubiéramos vivido en el tiempo de nuestros padres, no nos hubiéramos unido a ellos para derramar la sangre de los profetas”! De esa manera atestiguan contra ustedes mismos que son hijos de los que mataron a los profetas


¡Serpientes, raza de víboras! ¿Cómo podrán escapar a la condenación de la Gehena? Por eso, yo voy a enviarles profetas, sabios y escribas; ustedes matarán y crucificarán a unos, azotarán a otros en las sinagogas, y los perseguirán de ciudad en ciudad”. (Mateo 23, 27-34)


*

¡Avergüéncese, “católicos liberales”, fariseos de la “nueva primavera”! Ustedes, que proclaman tolerar a todos y respetar la diversidad pero desprecian a aquellos cuyo único deseo es conservar la pureza de lo que siempre ha sido enseñado y las oraciones que se ofrecen desde siempre porque su presencia en la Iglesia desde el origen está en contraste con la nueva “casa” que ustedes intentan construir.


¡Avergüéncese, “progresistas”, escribas oficiales del “espíritu del Concilio”! Ustedes edifican monumentos a “Juan, el Papa bueno”, pero rechazan todo lo que él ha sostenido en el ámbito de la doctrina tradicional y de la belleza de la Liturgia. Rinden homenaje a Pablo VI, pero han hecho todo lo posible para ignorar el documento más importante de su magisterio, la “Humanae Vitae”, desacreditándolo a los ojos del mundo. Ustedes han difamado a Juan Pablo II cada día de su pontificado pero ahora lo elogian ya que han encontrado un nuevo chivo expiatorio, Benedicto XVI, un hombre que, como última tarea sobre la tierra, ha aceptado la pesada carga del Pescador, buscando conducir a la unidad a la grey que Dios le ha confiado.


Ustedes crucifican a Pedro en la plaza pública, entregándolo a los enemigos de la Iglesia de Cristo. Lo odian por su esfuerzo de rehabilitar lo que la Iglesia siempre ha creído y el modo en que la Iglesia siempre ha rezado. Lo persiguen porque ha quitado la infamante marca de la “excomunión”, que antes despreciaban pero ahora consideran como cosa buena.


¡Hipócritas! Ustedes se complacen con los abortistas y con los políticos que promueven la cultura de la muerte, pero tergiversan el legítimo gesto de misericordia de Pedro haciéndolo pasar por un acto de inconsciente debilidad. Serpientes liberales, víboras pseudo-conservadoras, ustedes “atestiguan contra ustedes mismos” a causa de la incesante persecución que realizan a Pedro. Pero Pedro seguirá trabajando por la unidad en la caridad, la caridad en la Verdad.


Los que aman al Vicario de Cristo continuarán rezando cada día para que él “no huya ante los lobos” y pueda perseverar en la misión que se propuso llevar a término. ¿Y ustedes? “A ustedes la casa les quedará vacía".


***

9 Comentarios:

DEUS PROVIDEBIT ha dicho

Simple y llanamente, magnífico.

José María Delfino Carpené ha dicho

Totalmente de acuerdo. ¡Viva el Santo Padre Benedicto!

Mendrugo ha dicho

Yo casi me alegraría de que ladren esos perros si no fuera por lo que estarán haciendo sufrir al Papa. Un sufrimiento que por cierto el Papa no ha dudado en afrontar con fortaleza. Era consciente de la contradicción que levantaría su gesto paternal hacia los tradicionalistas. El Santo Padre es muy padre y muy santo.

Una de las insidias de los enemigos del Papa es hacer pasar la medida de gracia por un acto de Magisterio. Como si fuera una aprobación de las enseñanzas de Mons. Lefebvre. Que ni lo es ni la excluye. Esparcen esa confusión los que se rasgan las vestiduras porque se haya levantado la excomunión a estos cuatro obispos «sin que hayan aceptado expresamente el Concilio Vaticano II». Relacionar ambas cosas es un sofisma, porque si la excomunión no les fue impuesta por razones doctrinales, tampoco su remisión depende de ellas.

La causa de la excomunión fueron las ordenaciones ilícitas. Y al pedir al Papa la remisión, los cuatro obispos que fueron así ordenados se han comprometido, al menos implícitamente, a no repetir los hechos por los que incurrieron en la pena. Aunque sólo fuera por esto, la medida de gracia del Papa es muy positiva. Supone el compromiso por parte de los cuatro obispos “rebeldes” de que no ordenarán nuevos obispos sin mandato del Papa.

gustavo ha dicho

Sería interesante que Uds. conozcan las diatribas en contra del Papa de la revista "católica" francesa Golias,
Saludos,
Gustavo

Anónimo ha dicho

Magnífico y emocionante artículo.

Anónimo ha dicho

V. Oremos pro Beatíssimo Papa nostro Benedicto
R. Dóminus conservet eum et vivícet eum, et beatum faciat eum in terra, et non tradat eum in ániman inimicórum eius.

pietrelcina ha dicho

¡Viva el Papa!
¡Viva Jesús!

Anónimo ha dicho

A lo que asistimos es el combate histórico de la Mujer y su raza contra la Serpiente y los suyos:
Ipsa Cónteret!!!!

NO PREVALECERAN

¡Viva la Iglesia!
Viva Cristo Rey!
Viva el Papa!

Ramón

Anónimo ha dicho
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.