lunes, 2 de abril de 2012

Siete años atrás moría Juan Pablo II: la Causa de Canonización sigue adelante

*

giovanni paolo II

*

En el 7º aniversario de la partida a la Casa del Padre del Beato Papa Juan Pablo II, presentamos nuestra traducción de una entrevista que Radio Vaticana ha realizado a Mons. Slawomir Oder, postulador de la Causa de Canonización del pontífice polaco.

***

Es verdad que hoy celebramos la memoria de su muerte, pero recodemos que, para los cristianos, el día de la muerte es el dies natalis. Y es también cierto que Juan Pablo II ha permanecido en nuestros corazones y ha permanecido en medio de nosotros como una persona amada. Ha entrado en nuestros corazones, ha entrado en nuestras casas. En muchas casas permanecen sus fotos, las bendiciones que él impartió, como signo de su cercanía. Pero lo mas importante es que realmente ha permanecido en el corazón de las personas. Un signo muy particular y tangible de esta presencia son las constantes visitas a su tumba en San Pedro. Otro fenómeno que ha crecido en este último año – el primer año desde su Beatificación – es el de la peregrinación de las reliquias que ha surgido de manera espontánea. Ha comenzado con la presencia de la reliquia de la sangre durante la Jornada Mundial de la Juventud en Madrid, para luego continuar su peregrinación internacional. La primera etapa ha sido México, con la visita a todas las diócesis del país, luego Colombia, con la visita a algunas diócesis. Actualmente el relicario se encuentra en Nigeria. De algún modo, esta presencia del Beato en medio de nosotros recuerda su actividad cuando estaba en vida, la dimensión internacional de su ministerio. Pero lo que tal vez se percibe todavía más ahora es la abundancia del amor que ha sembrado. Y de hecho, la presencia no es simplemente la presencia física, que luego con el tiempo de manera natural va disminuyendo, porque así es el curso de la vida humana, sino que la presencia significa la presencia de las ideas, la presencia de los sentimientos, la presencia, sobre todo, del amor que uno ha donado, y ahora recibe como recuerdo querido y afectuoso.

*

Todavía hoy resuenan sus palabras del comienzo del Pontificado. “No tengáis miedo, abrid, más aún, ¡abrid de par en par las puertas a Cristo!”… un mensaje todavía muy actual…


Es un mensaje absolutamente actual, convincente, comprometedor y alentador. Es un momento en que seguramente la Iglesia vive los signos de muchas dificultades, de quien no ve su presencia como algo positivo. He aquí el secreto de este “Nolite timere!”, que él ha gritado en Plaza San Pedro, estaba en su arraigamiento en el misterio de Dios. Él mismo lo decía: “El hombre que está frente a Dios, el hombre inmerso en Dios, no tiene miedo de nada. No debe tener miedo de nada”. Volvemos a oír sus palabras, en esta experiencia suya, seguramente profunda, que podemos definir mística, escuchamos las palabras de San Pablo: “¿Quién podrá separarnos del amor de Cristo?”.

*

Después de siete años, ¿qué recuerdo del Papa Wojtyla lleva en el corazón?


De una persona verdadera, auténtica. De un hombre de gran inteligencia, de gran cultura, pero sobre todo de gran espiritualidad; pero, al mismo tiempo, un hombre de profundidad religiosa y cultural… Era un hombre de cercanía, de atención, con una capacidad de ver también a aquellos que no eran vistos, observados, ni notados por los otros. Un hombre que era capaz de entrar efectivamente en sintonía con los sentimientos de su interlocutor. Un hombre que sabía escrutar el corazón de la persona y sabía encontrar siempre la palabra justa para poder dar ánimo e invitar a afrontar la vida con la esperanza cristiana.

*

¿En que punto se encuentra la Causa de Canonización de Juan Pablo II?


Naturalmente, el proceso no ha terminado inmediatamente después de la Beatificación. La Beatificación es solamente una etapa. Es cierto que para la Canonización no se necesita ya el estudio de la vida y de las virtudes que constituían el estudio previo para la Beatificación. Actualmente, estamos en espera de acoger el signo de Dios para poder seguir adelante con el proceso de Canonización: ese signo de Dios es un nuevo milagro. Por el momento, puedo decir que me llegan, de muchas partes del mundo, numerosos informes de gracias atribuidas a la intercesión del Beato Juan Pablo II y algunos sin duda son interesantes. Por el momento, estoy esperando la documentación para poder dar inicio a un estudio más profundo para hacer un buen discernimiento.

***
Fuente:
Radio Vaticana


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***