sábado, 16 de enero de 2010

“No hay puntos en común entre Medjugorje y Fátima”

*

saraiva-martins1

*

Ofrecemos nuestra traducción de una entrevista que el Cardenal José Saraiva Martins ha concedido a Petrus  sobre el fenómeno de las presuntas apariciones de Medjugorje.

***

Continúan provocando debate y suscitando polémicas, dentro y fuera de la Iglesia, las presuntas apariciones de Medjugorje. La presencia, a principio de año, del cardenal Christoph Schonborn, Arzobispo de Viena, en la pequeña localidad de Bosnia-Herzegovina, ha sido sólo la última ocasión en orden cronológico para verificar la tensión existente en los lugares en que, desde el inicio de los años ’80, se aparecería la Virgen a seis videntes.


El purpurado austríaco, de hecho, celebró Misa para los fieles provenientes de todo el mundo pero no avisó de su presencia al Obispo diocesano, mons. Ratko Peric, desde siempre (como su predecesor) no convencido de la veracidad de tales fenómenos. El obispo local, por su parte, ha manifestado públicamente el propio desacuerdo frente a lo que, evidentemente, ha considerado una ofensa. Todo esto mientras el Papa Benedicto XVI, que ha debido ocuparse de Medjugorje desde que era Prefecto de la Congregación para la Doctrina de la Fe, habría decidido (pero no hay aún confirmación oficial al respecto) confiar al cardenal Camillo Ruini la coordinación de una Comisión que asegure definitivamente la verdad sobre la autenticidad o no de las apariciones en el pequeño país de la ex Yugoslavia.


Pero, ¿cuáles son, entonces, los frutos de Medjugorje? Quien cree a los videntes, habla de curaciones milagrosas, liberaciones del maligno, conversiones; es indudable que, en ese lugar, son muchos los que rezan, comulgan y se confiesan. Pero los “escépticos”, aquellos que no creen en la veracidad de las apariciones, subrayan precisamente las divisiones dentro del pueblo de Dios entre favorables y contrarios para demostrar que se trata de un engaño. “Diablo”, por otro lado, significa “aquel que divide”.


De este complejo asunto hemos hablado con el cardenal portugués José Saraiva Martins, colaborador cercano y de confianza del Venerable Juan Pablo II y, luego, del Sumo Pontífice Benedicto XVI, rector de la Universidad Urbaniana muy apreciado por Pablo VI, fino teólogo, ex-Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, amigo personal de Sor Lucía dos Santos y gran experto en las apariciones marianas (reconocidas oficialmente por la Iglesia) de Fátima.

*

Eminencia, en su opinión, las presuntas apariciones de Medjugorje ¿han de considerarse verdaderas o falsas?


No hay dudas: las apariciones no deben ser consideradas auténticas hasta que no sean oficialmente aprobadas por la Iglesia en la persona del Santo Padre.

*

Se dice que la Santa Sede quiere esperar lo más posible antes de pronunciarse.


Me parece el mejor comportamiento. La Iglesia hace muy bien en ser prudente frente a asuntos tan delicados que, inevitablemente, involucran la sensibilidad de millones de fieles.

*

¿Cómo debe comportarse el fiel que quiere ir en peregrinación a Medjugorje?


No debe dar por descontado y no debe estar convencido de que las apariciones son auténticas: debe, por lo tanto, dirigirse a ese lugar para rezar pero no para reconocer con su presencia la veracidad de fenómenos cuya aprobación depende sólo y exclusivamente de la Iglesia y que, de todos modos, no quita ni añade nada a la Revelación que se ha completado en Cristo.

*

Mientras tanto, ¿bastan las conversiones para creer en Medjugorje?


Absolutamente no. El de las conversiones, pero también el de las sanaciones, no es un argumento suficiente para justificar la tesis de la autenticidad de las apariciones. Sólo porque en ese lugar hay gente que se convierte, no está dicho que se aparezca la Virgen. La conversión es posible también en una pequeña parroquia de pueblo.

*

Vayamos a los “videntes”. Está quien los acusa de haber inventado todo y de tener intereses económicos. Y está quien piensa que, en realidad, se les aparece el demonio con el aspecto de la Virgen para llevar división a la Iglesia, aún a costa de algunas conversiones . ¿Usted qué piensa?


No sé si estas apariciones han sido inventadas o si tienen intereses económicos; seguramente, en este tipo de casos, puede estar la mano del demonio. Pero Dios es tan grande que sabe servirse del maligno para el bien de la humanidad: podrían explicarse así los beneficios que muchos afirman recibir en Medjugorje.

*

Siempre en referencia a los “videntes”, ninguno de ellos, al contrario de la gran mayoría de los otros videntes reconocidos oficialmente por Iglesia, ha elegido la vida consagrada. Entre ellos, está quien incluso se ha casado con una modelo americana y vive en los Estados Unidos en una mega-villa con piscina.


La vida consagrada habría sido un bello testimonio por parte de estas personas pero veo que hay una gran diferencia con Fátima, donde los tres pastorcitos eligieron ser aún más pequeños y humildes de lo que eran antes para vivir en plenitud el gran don de las apariciones.

*

A propósito: los “videntes” sostienen que las apariciones de Medjugorje son la prosecución natural de las de Fátima.


Yo no creo que lo sean. Veo demasiadas diferencias. Como decía antes, los pastorcitos de Fátima se hicieron humildes y eligieron el silencio; no sé si en Medjugorje está ocurriendo esto. Sor Lucía entro en la clausura; en Medjugorje ninguno ha elegido la vida consagrada. La misma Sor Lucía puso por escrito los secretos confiados por la Virgen, mientras que en Medjugorje continúan guardándolos para sí. No, no veo puntos en común entre Fátima y Medjugorje.

*

Eminencia, en algunas apariciones la Virgen pediría a los seis “videntes” de Medjugorje no obedecer las prohibiciones del Obispo diocesano como, por ejemplo, la de no hablar más públicamente de las presuntas visiones.


La Virgen no podría, en ningún caso, ser anti-jerárquica e incitar a la desobediencia, incluso si el Obispo de Mostar estuviese equivocado. Este es otro elemento sobre el cual reflexionar.

*

El Obispo de Mostar, recientemente, ha manifestado su malestar por no haber sido avisado de la presencia del Cardenal Schonborn en Medjugorje. Una presencia “pesada”, que alguno podría valorar erróneamente como un reconocimiento de las apariciones por parte de la Santa Sede.


Lejos de mí la intención de juzgar el comportamiento del Cardenal Schonborn... Pero yo, considerando la atención morbosa que está concentrada en Medjugorje, habría hablado antes con Monseñor Peric, como hago por otro lado cada vez que voy fuera de Roma. Cuando nosotros, los cardenales, vamos a una diócesis, entramos en la “casa” del Obispo del lugar y debemos tener la educación y el buen sentido de anunciarnos.

***

Fuente: Petrus


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

2 Comentarios:

Anónimo ha dicho

Caro Francesco:

Ya que tocan este tema del "Medjugorismo" en la Iglesia, ¿podrían por favor también traducir el (al parecer) tirón de orejas del Papa al Card. Schonborn?:

http://www.papanews.it/news.asp?IdNews=13725

Diane M. Korzeniewski, OCDS ha dicho

See this new interview with Fr. Manfred Hauke - chairman of the German Mariological Society and professor of Dogmatic Theology and Patristics.

Can you translate into Spanish?

http://catholiclight.stblogs.org/archives/2010/02/hauke-on-medj.html