miércoles, 24 de septiembre de 2008

Bux: "¿Qué consejos podría dar yo al Papa?"

*

772581

*

En nuestra entrada anterior, informábamos acerca de los nuevos consultores que Benedicto XVI nombró hoy para la Oficina de las celebraciones litúrgicas. Bruno Volpe ha entrevistado a uno de ellos, Monseñor Nicola Bux. Ofrecemos nuestra traducción.

***

ROMA – “El Papa sabe mucho, todo. ¿Qué cosa podría añadir o qué consejos, en mi pobreza, podría darle? En verdad, pocos…”. Así habla Monseñor Nicola Bux, nuevo consultor de la Oficina para las celebraciones litúrgicas del Sumo Pontífice, un rol de absoluto prestigio e importancia que recompensa a un culto, serio y gran sacerdote de nuestra Iglesia, siempre modesto y nunca protagonista.

*

Monseñor Bux, ¡felicitaciones!


¿Por qué cosa?

*

Por la nueva tarea…


Una bella responsabilidad pero créame, ¿qué cosa puedo añadir o sugerir al Papa? Nada o casi nada. Él nos sorprende siempre con su sabiduría doctrinal y litúrgica.

*

Vayamos a las cosas concretas: ¿cuándo iniciará su trabajo en esta nueva tarea?


Tenemos una reunión a principios de octubre y allí trazaremos las líneas-guía…

*

¿Que mensaje transmiten las celebraciones litúrgicas del Santo Padre?


Que el sentido común triunfa. Quiero decir que estoy en contra de los efectos especiales, es decir, de la creatividad exasperada. Pero también estoy en contra de la búsqueda salvaje del museo. La Liturgia consiste en una sabia y sensata mezcla de lo nuevo y lo antiguo, y cuando digo antiguo me refiero a la tradición. En el sentido literal del término, es decir, transmisión de ideas.

*

Con gusto hemos visto salir de los armarios, bajo la gestión de Monseñor Guido Marini, ornamentos antiguos de absoluto prestigio y valor, que habían sido olvidados durante años…


Le repito. Está bien que se usen y sean valorizados. Yo soy un hombre de elasticidad y de síntesis. La tradición debe ser respetada, valorizada y comprendida. No me gustan los efectos especiales, las misas espectáculo o cosas similares. Pero tampoco podemos caer en el culto del museo.

*

¿Cómo piensa que será la convivencia con Monseñor Guido Marini?


Lo estimo y aprecio. Todos trabajaremos por el bien de las celebraciones. Yo respeto siempre las ideas de los otros, defendiendo las mías.

*

¿Qué es, para usted, la Santa Misa?


Sacrificio, sentido de lo sagrado, búsqueda de Dios. Es cantar la gloria de Dios. Por eso, una celebración que excluya el sentido de lo sagrado es lo contrario de lo que debería ser.

*

El tabernáculo en el centro del Altar. Un querido sacerdote de Bari, don Antonio De Santis, afirma que le da pena ver el Santísimo a un costado. De hecho, la ausencia del Santísimo en el centro del altar principal es como la casa sin su dueño que te recibe…


Efectivamente, creo que estaría bien colocar al Santísimo en el centro del altar y nunca el lugar del sacerdote como trono en el centro del presbiterio.

*

¿Se está preparando para otros cargos?


No le respondo…

***

Texto original: Pontifex


Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

2 Comentarios:

Gustavo ha dicho

Me parece que no es amigo de la liturgia tradicional, ya que la tilda de museo.
En efecto, hay dos misas autorizadas: La novus ordo y la tradicional. Supongo que a esta se refiere cuando habla del culto de museo.
Que pena,
Saludos

Francesco ha dicho

Leyendo con atención la intervención de Monseñor Bux que publicamos en los pasados días, titulada "El Espíritu de la Divina Liturgia y las razones del Motu Proprio de Benedicto XVI", se puede percibir facilmente cuánto ama Mons. Bux la Sagrada Liturgia de la Iglesia y las dos expresiones del Rito Romano: la Misa Gregoriana y el Misal de Pablo VI. Allí también se ve que desliza algunas críticas hacia aquellos que, por usar una expresión de Juan Pablo II, "endurecen su postura deteniéndose en un período determinado de la Iglesia, en un determinado plano de formulación teológica o de expresión litúrgica que consideran como absoluto, sin penetrar suficientemente en su profundo sentido, sin considerar la totalidad de la historia y su desarrollo legítimo, asustándose de las cuestiones nuevas, sin admitir en definitiva que el Espíritu de Dios sigue actuando hoy en la Iglesia, con sus Pastores unidos al Sucesor de Pedro". Al mismo tiempo, la crítica se hace aún más fuerte y extensa al hablar de los que, citando el mismo discurso del Papa Wojtyla, "tienen la obsesión de avanzar, pero, ¿hasta qué progreso, en definitiva?".

Por lo tanto, y teniendo en cuenta con qué claridad habla siempre de la necesidad de la "reforma de la reforma" así como de la importancia de que la Misa Gregoriana sea celebrada con frecuencia por todos en la Iglesia... me parece más que evidente que Monseñor Nicola Bux comparte con Benedicto XVI no sólo una amistad personal sino también un pensamiento y una mirada común sobre la Liturgia en las dos formas del Rito Romano.

Cuando en esta entrevista habla de museo no se está refiriendo a la Liturgia tradicional sino a una obsesión por todo lo que sea antiguo por el simple hecho de que es antiguo... Ya lo decía Monseñor Guido Marini: "Lo importante no es tanto la antigüedad o la modernidad, sino la belleza y la dignidad, componentes importantes de toda celebración litúrgica" y también "No todo aquello que es nuevo, es verdadero, como tampoco lo es todo aquello que es antiguo. La verdad atraviesa lo antiguo y lo nuevo, y es a ella a la que debemos tender sin prejuicios".

Por lo tanto, no le hagamos decir a las personas algo que jamás hubieran expresado o pensado y que está muy lejos de su auténtica visión.