martes, 9 de septiembre de 2008

Mons. Perl: "Debemos evitar que ocurra lo mismo que sucedió con la reforma litúrgica"

*

Monseñor_Perl

*

Ofrecemos la traducción de una entrevista a Monseñor Camille Perl,  Vicepresidente de la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, realizada para Pontifex. En el Congreso que se celebrará la próxima semana, Mons. Perl realizará la primera exposición, cuyo tema es: "El Motu Proprio Summorum Pontificum: una gran riqueza espiritual para toda la Iglesia. Un año después".

***

ROMA – Se acerca el importante Congreso que, desde el 16 de septiembre en Roma, analizará el Motu Proprio del Papa Benedicto XVI que, con sabiduría, ha liberado el Rito Romano antiguo. Debe ser dicho, también, que el domingo 14 de septiembre, día de la Exaltación de la Santa Cruz, se cumple un año de la entrada en vigor del Motu Proprio Summorum Pontificum. Del Congreso, que no está organizado por la Pontificia Comisión Ecclesia Dei, hemos hablado con Monseñor Camille Perl, Vicepresidente de dicha Comisión, encargada también de las relaciones con los seguidores de Mons. Lefebvre.

*

Excelencia, ¿qué se propone el Congreso?

Aclaro, por amor a la verdad, que nosotros, de Ecclesia Dei, no somos los organizadores. Nos han invitado para decir lo nuestro y lo hacemos con interés, participación y placer.

*

En síntesis, ¿cuáles son los objetivos?

La pregunta quizás debería ser dirigida a los organizadores. Pero creo que es una revisión y una reflexión después de un año de la entrada en vigor del Motu Proprio.

*

¿También sobre el modo de proponerlo a los fieles?

Ciertamente. He leído los temas de las exposiciones y todas me parecen estimulantes e interesantes. Obviamente debemos hacer un balance pero también pensar en el futuro.

*

Hasta ahora, ¿cree que los resultados, después de la entrada en vigor del Motu Proprio, han sido satisfactorios?

Considero que es pronto para decirlo categóricamente, hay luces y sombras…

*

¿Qué luces y qué sombras?

La luz más grande ha sido la entrada en vigor del texto. Pero me parece equivocado y anti-histórico pretender que entre rápidamente en la conciencia de los fieles y de la gente. Es necesario tiempo, que sea metabolizado. La Iglesia, en su sabiduría, tiene tiempos largos, y como nunca, en este caso, son necesarios tiempos dilatados.

*

Entre las causas de freno está también la escasa o, a menudo, nula preparación de muchos sacerdotes para celebrar según el Rito romano antiguo…

Es cierto. Pero le repito: el problema no se resuelve de hoy para mañana. Nosotros no somos el ejército que, en veinticuatro horas y con dos disparos de fusil, resuelve los problemas. También hemos recibido quejas de parte de grupos de fieles tradicionales a los cuales no les es permitido celebrar la Misa según el Rito antiguo. En fin, la obra está abierta…

*

En resumen, evitar prisas y triunfalismos…

Así es. La prisa me parece siempre una mala consejera. En cuanto a los triunfalismos, menos aún. Es necesario seguir adelante con confianza y constancia. Creo que el Rito Romano antiguo tiene necesidad de tiempo para afianzarse. Después de todo, también sucedió así con la reforma litúrgica de 1969: llegó con demasiada prisa y no fue asimilada de la manera adecuada. Ahora debemos evitar que ocurra lo mismo con el Rito Romano antiguo.

***

Texto original: Pontifex

Traducción: La Buhardilla de Jerónimo

***

6 Comentarios:

Anónimo ha dicho

Muy claros y esperanzadores los dichos de Mons. Perl
Gustavo

persecución en Chile ha dicho

En Chile la forma extraordinaria del insigne rito romano es perseguida. La explícita voluntad del Vicario de Cristo está siendo desobedecida por los ordinarios, aun con escándalo de los fieles, salvo un par de excepciones, que, no obstante, están aplicando el criterio de contención en la aplicación de Summorum Pontificum. Así por ejemplo, Monseñor Ezzati, el salesiano Arzobispo de Concepción y casi con seguridad, prontamente, el próximo titular de la mitra de Santiago, lisa y llanamente prohibió toda celebración pública de la Misa en su forma tradicional. Así también lo ha hecho el Arzobispo de La Serena. Para el Obispo de Valparaíso el asunto simplemente no es tema y si tolera que uno de sus párrocos la celebre en una capilla es porque hay una influyente y numerosa familia que lo apoya explícitamente. El Cardenal Errázuriz, quien acaba de presentar su renuncia al cargo de Arzobispo de Santiago, ha aplicado un duro criterio de contención. Sólo permite la celebración de la Misa tradicional en una capilla conventual, cuyo acceso no es muy fácil, sólamente los domingo y días de precepto, y tolera, al parecer no de la mejor gana, que un heroico párroco permita que se celebre en su parroquia, en las condiciones referidas, no obstante lo cual es permanentemente intimidado por un mando medio responsable de la curia para que la prohíba (¿acaso se le habrá encargado este trabajo sucio?). En general los sacerdotes chilenos que aman la celebración de la Misa Tradicional, capellanes y párrocos, se aterran cuando se les pide que la celebren públicamente: las amenazas y vías de hecho de los mandos medios curiales casi siempre se ciernen sobre ellos. Estimados lectores, por favor recen mucho por la Iglesia de Chile. ¡Salvar la Sagrada Liturgia es salvar la identidad católica!¡Es permitir el triunfo de la Iglesia! ¡Es salvar al mundo!

Anónimo ha dicho

Estas situaciones están ya en conocimiento de Roma.
Creo que también lo que ocurre en la arquidiocesis de Santiago en lo que respecta al Instituto Buen Pastor lo está, pues este se habrá preocupado de su solucionar su problema con el arzobispo.
La única forma de ir terminando con estas situaciones, creo, es la renovación paulatina del clero, tomará muchos años.
Por lo demás, ningún sacerdote necesita permiso del obispo para acogerse al motu proprio.
Los fieles interesados, deben apoyarlo, y tomarse la molestia en grupo de acudir al obispo para exigir sus derechos, es decir que se abstenga de entrometerse.
Pero, si hay pasividad de los fieles, el pobre sacerdote es poco lo que puede hacer por sí sólo.
En cuanto a la capilla conventual, no tiene difícil acceso, es preciosa, y enorme.
Sólo hay misa antigua ahí todos los domingos, pero ese es un tema que debe tocarse con el encargado de Una Voce Chile, Por. Julio Retamal Faverau.
Gustavo

para gustavo ha dicho

"...ningún sacerdote necesita permiso del obispo para acogerse al motu proprio".

Por cierto, Gustavo, tanto como el hecho de que, como lo confirma el Papa en su carta introductoria de "Summorum Pontificum", lo prescrito en éste no afecta en nada la autoridad de los obispos. Éste es el punto, por cuanto en la mayoría de las situaciones los ordinarios, estimo, están haciendo auténtico abuso de su autoridad para perseguir la celebración pública de la Misa Tradicional. Hay una silente coordinación digna de la masonería y una represión staliniana.

Anónimo ha dicho

Hasta donde yo se en Santiago de Chile, se celebra la misa tradicioanl en:
1) Una parroquia en calle San Isidro, bastante atacada por el arzobispado, pero sobrevive.
2) En avda. Providencia en el Convento Hermanitas de la Providencia, al cual me referí en el comentario anterior. Que yo sepa no sufre molestias de la jerarquía.
3) En el IBP, respecto del cual no tiene relaciones con el arzobispado en vista de los ataques sufridos por éste.
4) La FSSPX en avda. Chile España, que para el sólo efecto de asistir a misa tradicional, Roma ha indicado que no existen inconvenientes.

¿Porqué la misa celebrada en el lugar nº 2) no tiene inconvenientes de parte de la jerarquía? No estoy seguro, pero una respuesta que se me ocurre es que su celebrante también es párroco en una comuna pobre y celebra la misa nueva cotidianamente y participa como cualquier sacerdote en las actividades de la arquidiocesis, y porque sus asistentes no hacen aspavientos integristas y respetan a la jerarquía, que es pos conciliar 100%. En consecuencia, esta última al ver que no se trata de rebeldes en forma ni fondo, los toleran de buen grado, auan cuando sea como "piezas de museo". Pero la feligresía consigue su misa tradicional sin problemas.
Si no se tiene derechamente esa conducta, la única alternativa de los fieles es agruparse, cerrar filas con su sacerdote celebrante y acudir con el reclamo a Roma. Pero no hay que quedarse en los dichos, hay que hacerlo. Si no, callar.
Saludos cordiales,
Gustavo

para gustavo (II) ha dicho

Respecto de la iglesia conventual de las Hermanas del Providencia a que Ud. se refiere en el Nº2, cabe señalar que ella es arrendada, si no me equivoco, por la Asociación Magníficat, para los efectos de la celebración pública los domingo y fiestas de precepto, de la Santa Misa según el 'usus antiquior'. El celebrante de estas misas es el Pbro. don Milan Tisma, joven sacerdote que desde sus años en el seminario, a comienzos de los 90, viene desarrollando, por gracia de Dios, admirable apostolado de promoción de la Sta. Misa tradicional, labor que no le ha ahorrado incomprensiones ni contrariedades, y respecto de la cual este excelente sacerdote, por así decirlo, vive al día. El Cardenal Arzobispo de Santiago no ha puesto inconvenientes en este caso, lo que confirma palmariamente el criterio de contención con que está aplicando la explícita voluntad del Vicario de Cristo expresada en un cuerpo legal obligatorio como lo es el motu proprio Summorum Pontificum. Es sabido que muchos otros sacerdotes de la arquidiócesis, pese a su voluntad, se ven imposibilitados, o bien, cohibidos de celebrar o permitir la celebración de la Misa tradicional en sus parroquias, por las causas expresadas en uno de los comentarios anteprecedentes.