domingo, 6 de julio de 2008

De Enrique VIII a Benedicto XVI

Por Antonio

*

 Uso_anglicano

Santa Misa en la Parroquia Personal (uso anglicano)

Our Lady of the Atonement

Arquidiócesis de San Antonio - USA

*


La situación actual de la comunión Anglicana es más que caótica.


En estos días (del 4 al 8 de julio), está reunido el Sínodo General de la Iglesia de Inglaterra (la Iglesia “madre” del anglicanismo; no confundir con el anglicanismo en su totalidad, y menos aún con la Iglesia Católica en Inglaterra). Entre los temas a debatir, está la posibilidad de la ordenación episcopal de mujeres. En otras provincias de la comunión anglicana (USA, Australia, etc.), esto fue aprobado hace tiempo. Respecto a la ordenación sacerdotal de mujeres, prácticamente todas las provincias anglicanas ya han procedido a realizarlas.

*

La Iglesia Católica no reconoce la validez de ninguna de las ordenaciones anglicanas (no sólo las de las mujeres). Entonces, ¿en qué se modificaría el panorama si decidieran ahora ordenar "mujeres obispos" en la Iglesia de Inglaterra?

*

Para comprender un poco mejor la trascendencia de esta decisión, tenemos que tener en cuenta que dentro del Anglicanismo conviven “con confusión, con cambio, con división, con separación” dos tendencias irreconciliables. Por un lado está la corriente “evangélica”, protestante, o como la llaman ellos, “Low Church”. Para estos, la ordenación de mujeres no es un problema. Incluso los más radicales hablan de la posibilidad de que sean laicos los que presidan las celebraciones.

*

Por otro lado están los “anglo-católicos” (High Church), un grupo que en cuanto a la teología sacramental y a la liturgia es mucho más cercano a la fe de la Iglesia Católica.


La “crisis de las ordenaciones” sacerdotales de mujeres dentro de la Iglesia de Inglaterra comenzó en el año 1992, pero en otras provincias de la comunión anglicana esto viene realizándose ya desde 1974. No todos los anglicanos lo aceptaron, muchos retornaron a la Iglesia Católica, y otros se separaron del anglicanismo oficial, rompiendo sus lazos con el “Primado de Canterbury”. Entre estos grupos separados, se destaca ante todo la “Traditional Anglican Communion” (TAC).


En la Iglesia de Inglaterra, un gran grupo de anglo-católicos permaneció dentro del anglicanismo oficial: a estos se les aseguró una estructura especial dentro de la cual las parroquias podían optar por un “obispo extra-territorial” (de aquellos que no ordenan mujeres) y ponerse bajo su autoridad directa.

*

No hace mucho tiempo (el 6 de mayo último), el Cardenal Kasper, en una entrevista con el Catholic Herald, hizo el siguiente comentario:


“En definitiva, es una cuestión sobre la identidad de la iglesia anglicana. ¿Cuál es su pertenencia? ¿Pertenece más a las Iglesias del primer milenio – Católica y Ortodoxa – o a las iglesias protestantes del siglo XVI? Actualmente, es como si estuviera entre unas y otras, pero ahora debe clarificar su identidad, y esto no será posible sin algunas decisiones difíciles”.

*

Cada diez años, todos los obispos de la iglesia anglicana se reúnen en la “Conferencia de Lambeth”. La reunión de este año (del 16 de julio al 3 de agosto) no contará con la presencia de muchos obispos que - literalmente “enfurecidos” por la ordenación episcopal de un homosexual declarado en USA, la realización de ceremonias litúrgicas de unión de parejas del mismo sexo en Canadá, y la completa inacción disciplinar al respecto por parte de Rowan Williams, Primado de Canterbury - han tenido entre el 15 y el 22 de junio una conferencia “paralela”. En ella (dominada casi totalmente por el ala “evangélica” del anglicanismo), los obispos de distintas provincias allí reunidos llegaron hasta el borde del cisma con la Iglesia de Inglaterra, al mismo tiempo que tomaron algunas resoluciones que son muy lejanas al sentir de los anglo-católicos. Con esto, una gran parte del anglicanismo optó claramente por su pertenencia al protestantismo, y no a las “iglesias del primer milenio”.

*

¿Qué pasará con los anglo-católicos? Es aquí donde volvemos a hacer mención de la TAC.


En octubre del año pasado, todos los obispos de este grupo (que se separó ya hace algunos años del anglicanismo oficial por causa de la “ordenación” sacerdotal de mujeres), firmaron una copia del Catecismo y enviaron una carta a la Congregación para la Doctrina de la Fe, pidiendo entrar en comunión con la Iglesia Católica. No se conoce el contenido exacto de toda la carta, pero sí algunos de sus párrafos:


“Aceptamos el ministerio del Obispo de Roma, sucesor de Pedro, ministerio de enseñanza y discernimiento de la fe, ‘principio perpetuo y visible y fundamento de la unidad’, al mismo tiempo que entendemos que este ministerio es esencial a la Iglesia fundada por Jesucristo”.


“Aceptamos que la expresión más completa y auténtica de la fe católica en este momento se encuentra en el Catecismo de la Iglesia Católica”.

*

Durante mucho tiempo, pedidos como éste no fueron del todo bien recibidos por el Pontificio Consejo para la Unidad de los Cristianos: ¿No significaría esto una suerte de “uniatismo anglicano”? ¿No haría más difícil una unificación futura con el anglicanismo en su totalidad?

*

Pero es sabido que Benedicto XVI está particularmente interesado en los anglo-católicos. En el año 1980, Juan Pablo II creó la “Provisión Pastoral”, que autorizó la ordenación sacerdotal de ex-clérigos anglicanos casados, y el establecimiento de parroquias personales de “Uso Anglicano”, donde aquellos que provienen del anglicanismo pueden conservar elementos de su tradición litúrgica. Esta Provisión Pastoral rige sólo para USA, y a través de ella se han ordenado setenta sacerdotes y se han establecido siete parroquias personales.


Se cree que la Santa Sede está diseñando algún tipo de estructura más amplia para “acomodar” a los miembros de la TAC (son 400.000 según sus estadísticas). Incluso se dice que Rowan Williams habría pedido al Papa que no lo hiciera público hasta una vez concluida la Conferencia de Lambeth.

*

Todo esto ocurre mientras está reunido el Sínodo General de la Iglesia [anglicana] de Inglaterra. Antes del 8 de julio, decidirán si proceden a la ordenación episcopal de mujeres. Más de 1300 miembros del clero anglicano han amenazado con su partida si el Sínodo aprueba esta medida y no decide el establecimiento de una diócesis extra-territorial para aquellos que no aceptan la validez de las ordenaciones de mujeres. Damian Thompson, del periódico Telegraph, informa que al menos un obispo de la Iglesia anglicana de Inglaterra dejaría el anglicanismo para entrar en comunión con la Iglesia Católica poco después de la Conferencia de Lambeth. Y otros lo seguirían.

*

El ecumenismo está entrando en una nueva fase. No todo lo que se hizo hasta ahora estuvo mal hecho. Pero parece que Benedicto XVI está decidido a dar un paso adelante.


Personalmente, creo que de crearse algún tipo de estructura más firme que la “Provisión Pastoral”, muchísimos anglo-católicos entrarían en comunión con Roma, tanto individual como “corporativamente” ( hay que tener en cuenta que la TAC no es el único grupo de anglo-católicos; existen otros muy cercanos a Roma como Forward in Faith).

*

Cabe preguntarse: Si muchos anglicanos están decididos a convertirse al catolicismo, ¿por qué no lo hacen individualmente y asunto terminado? La respuesta depende, claro está, de cada anglo-católico en particular. Pero si en esto se me permite especular, la respuesta, en general, tiene que ver con la liturgia y con el “congregacionalismo”. Los anglo-católicos son extremadamente tradicionalistas en su liturgia. Y además aman muchísimo a “su” parroquia, a “su” sacerdote, a “su” obispo. A esto hay que sumarle que creen, de buena fe, que han conservado la validez del sacerdocio. Por esto es que han podido sobrevivir “estando en comunión” con Canterbury, no importándoles lo que allí se decidiera, mientras ello no afectara la vida de su parroquia.

*

Esto era así hasta no hace mucho tiempo. Pero ahora se están dando cuenta de que ésta es una posición insostenible. Se dan cuenta de que el “congregacionalismo” es insuficiente, que en definitiva, no es católico. Les falta la Iglesia Una, capaz de definir con la autoridad recibida de Cristo qué cosa pertenece a la fe verdadera (the faith once delivered) y qué cosa no, la Iglesia capaz de reconocerse a sí misma como la Única Iglesia fundada por Cristo.

*

En definitiva, parecen estar siguiendo el camino que condujo al Venerable Cardenal John Henry Newman al seno de la Iglesia.


Recemos por ellos, porque están ante una “decisión difícil”.

***

Actualización


Hace pocas horas publicábamos nuestro post sobre la situación de la Iglesia Anglicana.  En las primeras horas de hoy nos enteramos de este interesante desarrollo:


El diario Telegraph del día de hoy informa que varios obispos de la Iglesia Anglicana de Inglaterra han tenido en estos días conversaciones con oficiales vaticanos "en un intento por construir lazos más cercanos con la Iglesia Católica".


Uno de estos obispos ha dicho: "La presión interna de la comunión anglicana nos ha empujado fuera y estamos empeñados en una mayor unidad con Roma. No puede haber futuro para la Cristiandad en Europa sin Roma".


Por su parte, Damian Thompson señala que las discusiones incluyeron "la perspectiva de la conversión al Catolicismo Romano".

***

7 Comentarios:

rojobilbao ha dicho

Excelente post.

Los animales tienden a migrar en bandadas o rebaños y los humanos en eso nos parecemos. Es más fácil saltar al catolicismo acompañados por los seres queridos, por los hermanos en la fe desde hace tanto tiempo. ¡Cuanto le costó a Newman el salto dado casi en solitario! Debemso arropar a estos hermanos que por fin ven que sutiación era un error y que aquí en la Iglesia no hayaran sino sosiego y milenaria tradición.

Mari Carmen & Julio ha dicho

La verdad es que yo me hago un lío con tantas facciones en las que se han dividido esta gente. De todas formas entre anglicanos y católicos no debe de haber muchas diferencias, ya que las causas de la ruptura no fueron teológicas como la de Lutero y demás, sino que fue mas por causa política -si no estoy yo confundido-.
De todas formas bienvenidos sean los que quieran venir de buena fe. Rezaremos por ello. Saludos.

MARCVM ha dicho

Estimados Hermanos in Christo:

realmente he seguido el progreso de este blog desde sus inicios. Hoy puedo evidenciar que son un buenisimo blog. Espero que puedan prosperar tal como lo han hecho, si esa es la voluntad de Dios, y cuenten con mi ayuda en cualquier tema, ya sea de formacion o apoyo simplemente, asi como asiduo lector y propagador de este espacio.

Se despide in Christo.
MARCVM
(Un laico cualquiera consciente de que la Iglesia necesita restaurar lo Sagrado)

Antonio ha dicho

Mari Carmen & Julio:
En el post nombramos sólo algunas de las innumerables "facciones" en las que se encuentran divididos los anglicanos.
Es con los anglo-católicos con quien tenemos mayor cercanía en la liturgia y en la teología.
En los países de habla hispana, los anglicanos pertenecen (en general) a la otra gran corriente del anglicanismo, los más cercanos a Lutero, Cranmer, etc.
Pero sí, hay muchos que están cada día más cerca de la comunión con el Papa y con la Iglesia.
Es una linda intención rezar por ellos, pues están pasando momentos de gran incertidumbre espiritual.

Jerónimo ha dicho

Estimado MARCVM: le agradecemos mucho sus palabras de aliento. Contamos desde ya con sus sugerencias y su colaboración. Dios lo bendiga.

Anónimo ha dicho

Dios lo quiera! Y que esto haga reflexionar a nuestra Iglesia Catolica
para que conserve con celo extremo el Depositum Fidei, (abandonando todo tipo de "veleidades" a la que muchos entre nuestra jerarquia son tan aficionados)y no se aparte minimamente de la ortodoxia.E. Osodemo

Cruz y Fierro ha dicho

Muy buen resumen. Me permito hacer algunas puntualizaciones para aclarar un poco el panorama.

La principal división del Anglicanismo / Episcopalismo es entre la Alta Iglesia, la Baja Iglesia y en el medio la Iglesia Amplia. Pero no todos los high-churchmen son anglo-católicos, ni todos los low-churchmen son evangélicos. Además, estos "partidos" están atravesados transversalmente por la división conservador/liberal (progresista). De ese modo, los seguidores del arzobispo nigeriano Akinola que han amenazado con el cisma son evangélicos-conservadores. Mientras que, por ej., en Oxford o en The Temple (el pequeño barrio londinense de abogados construido alrededor de la iglesia que fuera de los templarios) pueden encontrarse high-churchmen de posiciones progresistas.

Como bien se dice, el problema de muchos anglo-católicos está en la cuestión del orden sagrado anglicano que, desde S.S. León XIII, la Iglesia Católica no reconoce. Pretendiendo los anglo-católicos desde la época de los Tractarianos vincular la Iglesia de Inglaterra con las iglesias apostólicas, es difícil para ellos aceptar que sus órdenes no son válidas y que, tras convertirse, deben volver a ordenarse --aunque esto se haga rápidamente como fue el caso de Robert Hugh Benson.

Finalmente, está la cuestión de si todo este tumulto anglicano y el supuesto "pase" de comunidades de esta confesión a la Iglesia católica son fruto de una verdadera conversión o de simple política eclesial en los términos (un poco duros, es cierto) que los pone el genial Gerald Warner también en el Telegraph:
http://blogs.telegraph.co.uk/gerald_warner/blog/2008/07/07/the_barque_of_peter_should_not_pick_up_anglican_boat_people

Saludos y sigan adelante con este excelente blog.